Conocer el tipo de examen al que te enfrentas es un requisito muy importante puesto que la metodología del formato test es muy diferente a otro tipo de prueba por preguntas que requieren una respuesta más elaborada. Y sin embargo, los exámenes de este tipo son cada vez más frecuentes, entre otras cosas, porque son más fáciles de corregir.

El tipo de memoria más importante en un examen tipo test es la de recuerdo. Es decir, aquella que te permite identificar entre las diferentes opciones propuestas, la que definitivamente es la correcta, por ejemplo, en un examen de manipulador de alimentos. Sin duda, realizar previamente varias pruebas es una experiencia necesaria para tener un entrenamiento previo y mejorar el nivel de velocidad en la respuesta. De este modo, puedes estudiar de forma autodidacta al corregir tus propios errores, tomando conciencia de los puntos que debes mejorar.

Metodología para preparar un examen tipo test

Es muy importante que concretes un calendario de tiempo de estudio y elijas un lugar cómodo para repasar, por ejemplo, en la biblioteca. Sigue el temario de forma ordenada, subraya las partes más importantes del texto y utiliza el subrayado de la idea principal de cada párrafo como base para elaborar los esquemas posteriores.

Utiliza un color llamativo para remarcar porque con este sencillo gesto elevas tu memoria visual, que conecta de forma directa con la de reconocimiento. El esquema debe contener todos los conceptos clave de cada tema. Por tanto, elabora una lluvia de ideas de esos términos y agrúpalos en torno a un campo semántico que sirve de contexto.

En este tipo de examen también puede servirte de gran ayuda el trabajo en equipo en colaboración con otro compañero que te hace preguntas que tú respondes (y a la inversa). El estudio en colaboración con otra persona también fija la memoria.

Además, también debes incrementar la lectura comprensiva del texto, repasando especialmente aquellas partes que te cuesta comprender. ¿Por qué la comprensión es definitiva? Porque además de la memoria de reconocimiento, en muchos casos, lo que puede darte la pista de cuál es la respuesta correcta es tu propio sentido común que surge de la capacidad de hacerte preguntas con análisis crítico. Y para ello, debes tener una capacidad de razonamiento para descartar opciones y centrarte en la elección correcta.

Entrena la memoria de reconocimiento

Mientras que en la memoria de recuerdo, que es aquella que necesitas potenciar para obtener una buena nota en exámenes de desarrollo, tienes que abarcar mucha información, en un examen tipo test, necesitas simplificar la información para quedarte con lo verdaderamente importante de cada tema. Sin embargo, si tu punto fuerte es la memoria de recuerdo, entonces, utilízala como un apoyo para ti.

Además, también puedes realizar entrenamiento de exámenes tipo test, intentando realizarlos en las condiciones de tiempo real del examen. Este entrenamiento previo también te dará confianza para avanzar, pudiendo realizarlo de forma online.

Para preparar un examen de este tipo, confía en ti mismo y valora como una ventaja el formato.