Las nuevas tecnologías extienden su influencia en cada vez más campos e, incluso, en los que pensábamos que no tendrían efectos más allá de facilitar una labor ya claramente definida. Es la sensación que se vive en el sector sanitario, encontrando una revolución en la medicina al incluir métodos online en sus tratamientos. Poco a poco, tanteando el terreno con pequeñas medidas y aceptando la realidad que vivimos con el desarrollo tecnológico: adaptarse o caer en el intento. Pensamiento que se ha extendido tanto a médicos privados como a clínicas con años de experiencia a sus espaldas.

Consultas online: el médico al otro lado

Unas de las quejas más extendidas en los centros sanitarios son los tiempos de espera para recibir consulta. Si desgranamos el proceso con partes tan aceptadas como el desplazamiento del domicilio al centro o los retrasos habituales, es fácil darnos cuenta de que una de las mayores ventajas de la consulta médica online es su sencillez. Más allá de eventualidades incontrolables, tendremos una cita virtual que permite ahorrar la mayoría de pasos de las consultas tradicionales.

¿Cómo podríamos asegurar que estamos recibiendo la atención de un auténtico profesional? Este escollo también ha sido superado gracias a la experiencia en otros campos y las tendencias entre los propios usuarios.

Profesionales acreditados en la Red

No existe prácticamente ningún servicio que no tenga una opinión en Internet. Lejos de temer por su reputación, los médicos se han servido de los portales de opinión para mostrar la eficacia de su trabajo. Pacientes, compañeros especializados, usuarios que han aprendido de los consejos ofrecidos por los médicos en su faceta online… Son muchas personas las que se han sumado a este nuevo movimiento dando crédito a la terapia online.

Seguridad y confianza

Podemos pensar que las esperas en nuestras visitas al médico son los motivos más directos para acudir a una cita online, pero existen situaciones que escapan de nuestro control, como la vergüenza de relatar nuestros síntomas o falta de seguridad personal. La medicina online nos permite tener la atención de un profesional de forma discreta e inmediata. Un planteamiento hasta ahora imposible sin el soporte de una plataforma en la Red que permita aprovechar el rendimiento de los profesionales, más allá de sus consultas físicas.

Una alternativa cada vez más necesaria

Atender eficientemente las demandas médicas, en la actualidad, es uno de los retos de la medicina moderna. Con el enfoque online se complementa la atención médica en persona. Portales como la web www.haysoluciones.com apuestan por esta combinación de servicios en línea con un tratamiento personalizado y facilitan un proceso que, desde sus inicios, se antoja complicado para muchos pacientes.

Todavía queda un largo camino que recorrer en la medicina online. Aunque los avances de los últimos años han sido espectaculares, todavía generan dudas en la sociedad respecto a la dificultad de separar la medicina convencional del ámbito clínico cerrado. Un reto por el que apuestan tanto los médicos individualmente como las clínicas más especializadas, vaticinando una tendencia que, con el tiempo, alcanzará a todos los estratos médicos.