La tecnología está cada vez más presente en nuestras vidas y, sin duda, juega un papel fundamental en la educación, dados todos los beneficios que esta nos aporta. La educación digital ya no es el futuro, sino el presente que invade las aulas de nuestros centros educativos, colegios y universidades. El papel del profesor cobra mucha importancia como coach del aprendizaje y se apoya en contenidos digitales y tecnología, que hacen mucho más valiosa y efectiva la experiencia de sus alumnos tanto dentro como fuera del aula.

La educación digital ha llegado a nuestras aulas para quedarse

Hoy en día, la tecnología educativa aplicada al aprendizaje posee muchas bondades, siempre y cuando la utilicemos de forma coherente y racional y le saquemos el máximo partido.

#1 Los alumnos pasan a ser sujetos activos en el aprendizaje

Los alumnos pasan de tener un papel pasivo a uno activo durante el aprendizaje gracias a la educación digital. El aprendizaje va mucho más allá del profesor como un mero orador, lo que hace mucho más partícipes a sus alumnos en el aula.

#2 El profesor tiene muchos más recursos educativos

Gracias a los contenidos digitales, los educadores tienen acceso a material más atractivo en diversos formatos: vídeos, aplicaciones, contenidos interactivos, etc. El alumno se divierte mucho más en el aula.

#3 Ahorro de costes en materiales educativos

Mediante la educación digital y tecnología se pueden ahorrar muchos costes y disminuye el volumen de libros en papel que los alumnos tienen que comprar y llevar al aula. Estarán a su alcance todos los materiales en uno o varios dispositivos.

#4 Mayor flexibilidad y eficiencia en el aprendizaje

Los softwares educativos aportan mayor flexibilidad tanto a alumnos como a profesores. Permiten a cada alumno aprender a su ritmo y facilitan al profesor enfocar los contenidos para los diferentes niveles de la clase. El alumno puede trabajar el contenido previamente, fuera del aula, y repasar aquellos contenidos que le cuestan más. Al mismo tiempo, el profesor, gracias a esta tecnología educativa, puede ver la evolución de cada alumno e incidir en aquellos puntos que necesitan un refuerzo durante las clases.

#5 Fomenta el aprendizaje social y colaborativo

Los alumnos van mucho más preparados al aula, al trabajar los materiales fuera de ella. Las clases cobran vida y fomentan el aprendizaje social y colaborativo, por lo que son más partícipes sobre aquellos temas que les inquietan más o necesitan reforzar.

#6 Aumenta la motivación de los alumnos

Los alumnos se implican mucho más en el aprendizaje, ya que la tecnología, para ellos, es muy atractiva. Están mucho más motivados tanto fuera del aula, aprendiendo a su ritmo; como dentro de ella, viviendo mucho más las clases.

La educación digital: una experiencia de aprendizaje eficaz

Las pantallas interactivas, los vídeos en el aula y las aplicaciones para practicar matemáticas o idiomas desde el móvil, entre otros recursos educativos, han llegado para quedarse. El aprendizaje en el aula seguirá evolucionando gracias a la educación digital, ofrecerá una educación de mayor calidad y más eficaz y tanto estudiantes como profesores vivirán una experiencia única.